Aceite esencial de Lavanda

8.91

100% puro • Natural • Ecológico • Sin aditivos • Quimiotipado

 

El aceite esencial de lavanda es uno de los más versátiles y útiles en tu día a día. Aromatiza cada rincón de tu casa con su suave perfume, relaja y además, es un gran remedio para curar pequeñas heridas, calmar el dolor y tratar problemas en la piel manteniéndola sana y cuidada…Básico en tu botiquín natural.

Disponibilidad: 2 disponibles

INCI: Lavandula angustifolia Oil

Material de base: Tallo florido

Método de extracción: Destilación por arrastre de vapor de agua

Quimiotipo: Acetato de linalilo

Origen: Labiatea, España

Ecológico (Aval CAAE)


USOS:

Puedes utilizarlo de manera individual o combinado con otros aceites esenciales para potenciar los efectos positivos en el tratamiento de un problema.

  • SOBRE EL CUERPO:

1.- Sus potentes propiedades antisépticas ayudan a tratar quemaduras menores, cortes y rasguños. Además está indicado para el tratamiento de infecciones bacterianas.

Para tratar heridas, cortes, granitos o forúnculos aplica 1-2 gotitas sobre la zona afectada. Si la zona a tratar es extensa NUNCA lo usaremos puro. En ese caso, es mejor añadirlo a un hidrolato, por ejemplo de tomillo.

2.- Ayuda a la cicatrización y resulta muy eficaz en el tratamiento de un amplio espectro de dermatitis.

Está indicado para tratar la mayoría de las dermatitis. Añade 10-15 gotas de aceite esencial de lavanda a 25 ml de aceite de hipérico y aplica en las zonas afectadas.

3.- El aceite esencial de lavanda está indicado para las quemaduras asociadas a una exposición prolongada al sol.

– Baño refrescante para después del sol: Diluye en 5 ml de aceite de almendras 4 gotas de aceite esencial de lavanda y 1 gota de manzanilla. Añade esta mezcla al agua templada de la bañera. Esto calmará tu piel.

– Gel calmante: a 10 ml de extracto de aloe vera añade 5-6 gotas de aceite esencial de lavanda. Mézclalo en la palma de las manos y aplícalo sobre la piel enrojecida.

4.- En un proceso inflamatorio agudo, el aceite de lavanda puede aliviar. Así, es buena idea su uso para aliviar el dolor de cabeza, migraña.

Añade a una compresa humedecida con hidrolato de manzanilla unas gotitas de aceite esencial de lavanda. Aplícalo sobre la frente y la nuca

5.- En el caso de reumatismo, artritis y tendinitis se recomienda su uso para aliviar el dolor y la inflamación.

Alivio del dolor asociado a la artritis, tendinitis… Prepara una mezcla con 50 ml de aceite de avellana, 10 gotas de aceite esencial de lavanda, 10 gotas de lemongrass y 10 gotas de bergamota. Aplícalo en forma de masaje siempre que lo necesites.

  • SOBRE LA MENTE

Ideal para acabar el día y liberar tensiones acumuladas. Eficaz a nivel físico y emocional. Ayuda a la relajación y a conciliar el sueño.

Calmante nocturno: Prepara una mezcla con 25 ml de aceite de almendras, 8 gotas de aceite esencial de lavanda y 7 gotas de aceite esencial de manzanilla. Frota un poco en el pecho y en el plexo solar antes de ir a la cama.

* También puedes añadir a un bol de agua caliente 2 gotas de aceite esencial de lavanda y 2 gotas de eucalipto. Colócalo junto a la cama, así inhalarás los aromas toda la noche.

* Vierte 4 gotas de aceite esencial de lavanda sobre tu almohada; te ayudará a conciliar el sueño.

  • COSMÉTICA NATURAL

1.- El aceite esencial de lavanda favorece al  equilibrio de la piel porque actúa regulando la producción del sebo natural. De manera que, en pieles secas ayuda a aumentar la producción de sebo, y en pieles grasas la inhibe.

Su uso está indicado para todo tipo de piel, incluso  las más delicadas como bebés y ancianos.

Cutis seco: añade a 25 ml de aceite de rosa mosqueta 3-5 gotas de aceite esencial de lavanda y aplícalo sobre el rostro antes de ir a la cama.

2.- Indicado para el tratamiento de acné leve y también para los casos más severos con presencia de forúnculos.

Pieles con acné:

– Sauna facial: Vierte 2 gotas de aceite esencial de lavanda y 1 gota de aceite esencial de limón en un recipiente con agua caliente. Cúbrete la cabeza con una toalla y mantén los ojos cerrados. Al terminar, tonifica tu cara con hidrolato de lavanda. Repite cada dos semanas para casos de acné más severo.

– Loción limpiadora: Añade a 50 ml de hidrolato de mejorana 5 gotas de aceite esencial de lavanda, 3 gotas de árbol de té y 2 gotas de aceite esencial de limón. Agítalo bien y aplícalo sobre el rostro con un disco de algodón dando ligeros toques sobre los granos.

 Aceite facial antiacné: Diluye en 25 ml de aceite de almendras 2-3 gotas de aceite esencial de lavanda y 1-2 gota de aceite esencial de limón. Aplica una pequeña cantidad sobre el rostro, cuello y espalda antes de ir a la cama.


Advertencia: 

– Consultar con un terapeuta o médico para su aplicación oral.

– En caso de embarazo prestar atención al mes de gestación para saber qué aceites esenciales son los recomendados y cuáles las dosis.

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “Aceite esencial de Lavanda”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.